Lunes 13

Puedo afirmar que, desde que estoy en Sri Lanka, el pasado lunes 13 fue el día mas raro de todos, lejos. Si bien la mayoría de los días tienden a ser una aventura inesperada, lo del lunes pasado fue el punto culmine de la tragicomedia en la que mi vida se ha convertido desde que estoy acá. Lo de tragicomedia es, básicamente, porque por mas que le ponga mucha actitud y alegría (y que el sentimiento predominante de estar aca sea de felicidad y constante sorpresa), obviamente no todo es ASI de llevadero (especialmente cuando tenes ganas de comer un buen churrasco con ensalada y te das cuenta que conseguir eso en Sri Lanka es casi como pretender comer pescado fresco en Santiago del Estero).

Decía entonces que, a casi 2 meses de estar en este país, este fue el día mas raro. El lunes a la tarde cuando planeaba cómo escribir este post, no pensaba en referirme precisamente a un dia "raro" sino al PEOR dia. Empezó el domingo a la noche, osea lunes (tenia que ser lunes!) a la noche cuando no podía dormirme por el dolor de panza, aparentemente me intoxiqué con algo que comí el domingo, lo cual provocó que me despertara vomitando y sintiéndome MUY mal. A pesar de eso, decidí ir al trabajo por la simple razón de que necesito guardar algunos días libres para ciertas finalidades que ya les voy a contar. Así, con la presión baja, sin haber podido desayunar siquiera un vaso de agua y los naturales 30°C a las 9am de la mañana; me encaminé a la parada de colectivo... solamente para llegar y encontrarme un mundo de gente amontonada y un gentil señor que se acercó a comentarme que los colectivos estaban de huelga por un aumento en el precio del diesel. Los únicos que pasaban llevaban gente hasta por la ventana y algunas personas colgaban de las puertas de una forma no muy segura para su integridad física (especialmente teniendo en cuenta el frenar y avanzar desquiciado que caracteriza al transito por estas tierras).

En un estado de debilidad y no mucha otra alternativa, tuve que ir en tuk tuk al trabajo... claro que los pocos que habían libres, al saber que la gente no podía viajar en colectivo, negociaban precios desorbitados con actitud sobradora y, tras ofrecer su precio y ver mi cara de espanto, simplemente acelaraban y se perdian en el transito. Finalmente uno accedió a llevarme por una suma levemente mayor a la normal, llegué al trabajo muerta de calor, sintiéndome pésimo y con ganas de meterme abajo de aire acondicionado antes de desmayarme en la via pública (aclaración: este relato puede contener pasajes de moderada exageración solo para diversión de la que escribe y lectores).

40 minutos despues de haber llegado a la oficina, y tras descubrir una pila de emails y cosas urgentes para hacer (el diseñador gráfico con el que trabajo mas directamente vive a una hora y, por el paro de colectivos, no habia ido podido ir, lo cual complicaba todo el panorama aun mas), me doy cuenta que me falta el blackberry.
Entonces, mi jefe llamandome por telefono (al telefono laboral, obviamente porque el otro lo había perdido/ había sido robado en mi transcurso al trabajo) preguntándome para cuando iba a tener ciertas cosas hechas que un cliente necesitaba algunos documentos para antes de las 13, sin el diseñador para trabajar sobre eso, con un dolor de panza extremo, sin haber desayunado y sin celular. Así empezaba el dia.

Luego de darme cuenta que me faltaba el celular, intento autollamarme y me da apagado, puteo contra el chofer de tuktuk porque la última vez que habia tenido mi celular en las manos fue ahí.  De alguna forma y, via internet pudimos avanzar con Madhuranga (= el diseñador, tiene un nombre que al principio me hacia reir y ahora me suena normal) aunque terminó teniendo que ir a la oficina un par de horas despues. A eso de las 14pm intento autollamarme de nuevo y... me contesta! el señor del tuktuk, quien con su básico ingles se ofrece a traerme el celular a la oficina, le pregunté si se acordaba donde me había dejado a la mañana y me dice que si. A eso de las 4pm aparecieron al lado de mi computadora el portero del edificio (un señor muy humilde que anda en patas y en Sarong -especie de vestido que usan los hombres- y que todos los dias me saluda "Helloooo!!!" con una gran sonrisa y la mano en alto como si me conociera hace años y no me viera hace meses) junto con el chofer del tuktuk, los dos ahí, mirandome sonrientes. Me imagino que el chofer se presentó en la puerta, se encontró al portero, le preguntó por "chica blanca que trabaja aca" y el otro enseguida lo llevó escaleras arriba a donde estaba yo. La felicidad por tener el celular de nuevo, el dolor de panza en notable disminución y el haber recibido alguna plata extra en los últimos eventos, hicieron posible una generosa propina al chofer del tuk tuk, la cual fe contestada con una sonrisa gigante y brillo de ilusión en sus ojos. No se si fue mi gratitud o las fotos con las que se encontró en mi celular lo que motivó que, al ratito de haberse ido de mi oficina,  haya vuelto a darme su numero de telefono y ofrecerse a que lo llame cuando necesite (?).

Resueltas las urgencias laborales, con el celular de nuevo, con menos dolor de estomago, y amigo que estaba por la zona ofreciéndose a pasarme a buscar después del trabajo (recordar que había paro de colectivos), el día empezaba a verse mejor. Se hicieron las 5, tomamos té en un café muy lindo que no conocía y me alcanzó hasta mi casa donde llegué, chequeé emails.... y me enteré de las dos noticias MAS importantes de los últimos meses:
1. La confirmación de la visita mas esperada y emocionante del año.. (no voy a dar muchos detalles todavia, por razones puramente misteriosas).
2. Que mi tesis está aprobada, osea que ya soy oficialmente Lic! :D

Ahora volviendo al incio del relato, es increíble cómo el peor dia puede convertirse en el más felíz en tan sólo un par de horas.

:)
Eso.

Comentarios

  1. Como siempre mi chiquita querida emocionandome y deleitando con sus comentarios, sos hermosa
    Felicitaciones a la Licenciada, necesito la foto para elevarte de categoria al bargueño jajajaja
    También pongo 10 para quien a conquistado el corazón de mi nieta,
    lo que completa mi felicidad.
    Te quiero......
    Abu patagonica

    ResponderEliminar
  2. "pasajes de moderada exageración" cumplieron su finalidad a la perfeccion.
    :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares