22 agosto 2012

Everything is Different



El hombre absurdo es el que no cambia nunca
Georges Benjamin Clemenceau (1841-1929) 

       8 meses pasaron desde el día que aparecí en el aeropuerto de Colombo. Desde ese 22 de Diciembre -que ahora se ve tan lejano- hasta hoy cambiaron muchísimas cosas, algunas se mantienen relativamente estables y otras dudo que vayan a cambiar nunca. Bien sabido es que el cambiar tan radicalmente -y por tanto tiempo- de aires, de tierra y de rutinas es una de las cosas mas desafiantes -y a la vez motivantes- que existen. Este post filosófico viene a cuento de que me encuentro precisamente en una etapa de transición y muchas importantes decisiones que tomar; y que todo este tren de análisis trajo también un par de divertidas conclusiones que vengo a compartirles.

       La Sri Lanka que me fascinó desde un principio no perdió su esencia en lo mas mínimo, los que cambiamos sin dudas, fuimos yo y mi manera de ver las cosas a mi alrededor. Pasé de aventuras no planeadas, sorprendida por todo a mi alrededor y viviendo una vida social a veces excesiva a instintivamente buscar mas espacios de tranquilidad. Calculemos que: 6 jóvenes extranjeros viviendo por un tiempo dado en un país distinto  +  compartiendo el mismo techo = Friends. Como en la serie, siempre hay alguien a quien le pasó algo raro, alguien que tiene algo que decir, alguien entrando, saliendo, planeando un viaje, pasando a saludar, etc.  Entonces a veces se convierte en una necesidad existencial el retraerse a recuperar un poco de individualidad. Digamos que entré en una "segunda fase" de esta experiencia, de analizar como transcurrió mi tiempo acá, planear siguientes pasos y ver la forma de materializar las ideas que flotan en mi cabeza. 
     A quienes rehuyen de largos textos autorreferenciales he de advertirles que la idea original era hacer un simpático resumen de las cosas que cambiaron -y las que no- en estos 8 meses pero ahora que releo todo lo que escribí, me doy cuenta que me fui totalmente de tema. Si de todos modos se animan a leer el texto entero, les prometo que toda esta bola de palabras no es tan aburrida como parece.
Entonces, ahí va:

Cosas distintas que disfruto mucho y a las cuales me adapté relativamente rápido:
  • Calor eterno. La felicidad se resume en la magia de salir a la calle y nunca jamás tener que pensar en llevar (y cargar con) abrigos; todos los días del año es verano. Me acuerdo apenas aterrizada, parada afuera en el hall del aeropuerto, lo primero que noté (ademas de cuervos saltando por todos lados) fue el pegajoso calor. Me encontré con Thilina de AIESEC, y en un momento comenté: "Uff, que calor que hace" a lo que respondió "Hoy es un día fresco". Y tenía razón.
    Mangos. En el norte y este de la isla son 
    la cosa mas rica que se pueda probar.
    3 rambutanes a punto de
    ser comidos.
  • Frutas tropicales. De mis primeras idas al supermercado solía volver un poco frustrada pensando "no hay nada",  buscaba las frutas/verduras que conocía y, claro, volvía sin éxito o con un par de manzanas mínimas, una pera horrible y el kiwi con menos gusto y mas caro del mundo. Fue gradual el proceso (mayormente a través de amigos srilankeses) de empezar a conocer y probar las frutas locales. Lo positivo del asunto no recae solamente en el menor 
      Fruta con forma de estrella que tiene
      gusto a mezcla de manzana con pepino.


    precio/mayor accesibilidad/mejor sabor. Un factor -igual de importante- es la menor emisión de Co2 que comer frutas locales genera en comparación con comer frutas que cruzan océanos para llegar al plato; por cuestiones ecológicas todos en el mundo deberíamos priorizar el consumo de bienes locales. De todas las frutas, el rambután, fue el mayor descubrimiento; es dulce y tiene textura de uva pero tiene carozo adentro, lo único malo es que es de estación por lo que solo se encuentra en 2 periodos del año. Solía odiar las sandias por considerarlas aguadas y sin sabor, hoy se que las sandias que llegan a Argentina viajan desde lugares lejanos cuando todavía no están maduras (?). O vaya uno a saber uno cual es la explicación, pero las sandias aca son TAN dulces y ricas, rojas desde el centro hasta el mismisimo borde, que no se puede creer. Otras son: papaya, bananas (a montones y muchas variedades pero no tienen nada de exótico), mangos y ananás. Todos los días llego a casa después del trabajo y experimentos distintas mezclas de licuados frutales (con correspondiente foto por whatsapp a AnaBanana) :) 
  • Vivir a una cuadra de la playa. Tanto en el trabajo como en casa estoy a exactamente una cuadra del mar. Mas allá del hecho de que la mayoría de los humanos disfrutamos de estar cerca del mar, hay otro par de razones que me dan un poco de felicidad extra. En el trabajo: la posibilidad de ir a trabajar en bici, tomando la calle de la costanera; desde la puerta de casa hasta el trabajo puedo ir por una calle (menos transitada que la av. ppal) con el mar ahí al lado. En casa: 1. cuando me voy a dormir, abro la ventana y escucho las olas 2. nuestra casa es mas fresca que las que quedan mas adentro en la ciudad y 3. Junto a Francisco y Sachinta encabezando siempre la iniciativa, de vez en cuando poder ir a correr por la playa (actividad diaria practicada por Mr. Francisco) o sentarnos a 
      ..y mas Mt Lavinia Beach.
      Playa en Colombo
      (Mount Lavinia).
    "intentar" meditar en la arena viendo el atardecer (actividad en la que Sachinta nos lleva años luz e intenta enseñarnos). Si bien la playa en Colombo no es conocida por su limpieza, cumple la funciones de "parque" que no tenemos. Quizás a los amantes de las montañas no les resulte nada especial, pero es algo que me hace feliz. 





Todo eso que antes me parecía rarísimo o me llamaba la atención y que ahora es normal:
Gesto que suele estar
acompañado por "hare, hare".
  •  ¿Si es No? El típico movimiento de cabeza hacia los lados. Una buena parte de los meses previos a venir a Sri Lanka, me dediqué a googlear el destino; cultura, costumbres y demás. Entre artículos de wikipedia, blogs y páginas rándom, recuerdo que de las cosas que mas me llamó la atención fue el cruzarme con algunas pags que afirmaban que en Sri Lanka el gesto de mover la cabeza para decir SI significaba NO y viceversa. Resultó ser que la cosa no era precisamente así, lo que los srilankeses hacen (y creo que en India y otros lugares también) es mover la cabeza a los costados; como cuando le hablas a algunos perros y te tuercen la cabeza de costadito. Hacen ese movimiento de cabeza repetidamente en señal de "hari hari" ("ok, ok" en cingales) y tiene varios usos 1. es una forma de demostrarte que entienden lo que decís 2. es una forma de decir "esta bien" o "no hay problema" 3. en algunos casos significa si. Los primeros días trabajando y comunicándome con mi jefe fueron precisamente difíciles, cuando yo le comentaba algo que me parecía, el movía la cabeza así y yo pensaba que estaba en desacuerdo o que no le gustaba lo que yo estaba diciendo. Es muy loco hoy encontrarme en algunos casos haciendo ese gesto yo misma. Comentábamos con amigos el otro día que a todos los extranjeros que pasamos un cierto tiempo acá, nos pasa lo mismo. Ejemplo: entrar a un local, preguntar si tienen algún producto, que me contesten "perdón, no tengo eso"  y responder (sin siquiera racionalizarlo) moviendo la cabeza de esa forma.
  • Idiomas y nombres. Que mi compañero de trabajo se llame "Madhuranga", mandarme emails con una señora que se llama "Mala", tener que contactarme por teléfono con una persona cuyo nombre es "Imihami Mudiyanselage Buddhika Chathuranga Ariyasingha" y no saber como decirle, o (mis amigas de la facu darán fe) lo extremadamente gracioso que me resultaba desde Argentina, que el chicO de AIESEC que me estaba ayudando en el proceso se llamara "Thilina". Todo eso pasó a formar parte de una realidad que no solo ya no sorprende sino que aprendí a adivinar cuando alguien es musulmán, tamil o cingales por su nombre (y algunas cosas mas). Me recuerdo intrigada preguntándole a mis amigos srilankeses cómo sabían cuando tenían que hablarle a alguien en Tamil o en Cingales, me respondían "te das cuenta"; yo miraba y para mi, eran todos iguales. Con el tiempo descubrí que todas las personas con puntito rojo/blanco en la frente suelen ser un poco mas oscuras, son de religión "hindú"  y por lo tanto hablan tamil; que los hombres con gorrito blanco y barba (y mujeres que cubren su pelo) son musulmanes y, por lo tanto, también hablan tamil (aunque los musulmanes no ortodoxos también son identificables porque tienen rasgos "mas árabes"). Todo el resto son "cingaleses" y hablan obviamente cingales. Si bien no entiendo un pomo de lo que nadie dice a mi alrededor, puedo identificar -aun sin que haya rasgos exteriores evidentes- cuando se habla cingales o tamil a mi alrededor y a veces comunicarme indigenamente usando las pocas palabras que conozco.
  •  Escuchar TODAS las mañanas "Für Elise" de Beethoven. Uno de mis primeros posts hacía referencia a esto. Existe en este país la figura del tuk-tuk (trickshaw, three wheeler o como gusten llamarlo) adaptado en carrito panadero ambulante. Estos graciosos vehículos recorren las calles del país TODAS las mañanas vendiendo pan (y bollos) calientes. No solo eso sino que tienen también un pequeño y poderoso altoparlante mediante el cual pasan esa particular musiquita que todos alguna vez en la vida escuchamos. El objetivo es que toda la cuadra sepa que está pasando el panadero y salgan muy contentos a comprarle. Cuando, en mi tierna infancia, abu Irmi me enseñaba a tocar esta melodia en el piano de su casa, JAMAS imaginé que iba a terminar en Colombo escuchándola todos los días cual himno matutino. La primera mañana que amanecí en esta ciudad, entre que no entendía ni donde estaba parada ni que estaba pasando, escuchar esta música entrando por la ventana me llevó, por un instante, a pensar que había perdido la cordura definitivamente. Por suerte no fue el caso ♫.

  • Usar paraguas para el sol. El calor que hace todos los días se acompaña con un sol que derrite, en caso de que no haya sol suele haber tormentas/lluvias tropicales. El paraguas es, entonces, un accesorio central e indispensable de supervivencia. Claramente que en todo el mundo existen los paraguas; lo distinto y nuevo acá es el haber desarrollado el reflejo de tener uno siempre en el trabajo y otro siempre en casa para caminar en la calle cuando hace calor extremo. Hacer esto me divierte especialmente cuando les veo las caras a los que me cruzan caminando con paraguas en el sol; están acostumbrados a que, por default, todas las personas blancas vienen a Sri Lanka a hacer fotosíntesis y que jamas se les ocurriría caminar cubriéndose del sol. La excepción son las mujeres orientales (japonesas-koreanas-taiwanesas-chinas) que consideran que a mas blancura, mas belleza y tienen también la costumbre de usar paraguas en dias soleados.
  • Ver mujeres con burka. Mi primer y único contacto previo con la cultura islámica había sido allá en 2011 en Marruecos, los 5 días de vacaciones en familia en la medina de Marrakech. Durante esos días pasar frente a una mesquita era morirme de curiosidad y querer espiar adentro, cruzarme con mujeres con burka, todas cubiertas y pensar "wow, pobres oprimidas en esta cultura machista" y la verdad es que: nada cambió. Aún las miro, aún siento curiosidad, aún me sigo sorprendiendo de la forma en que los dogmas y las religiones afectan y moldean la vida de tantas millones de personas. Todavía las veces que me cruzo (bastante frecuentemente) con mujeres completamente cubiertas y de negro, me quedo pensando cómo será la vida (y la mente) de quien está abajo de ese atuendo. Lo que  cambió, lo que si se convirtió en normal es el coexistir con personas de credos tan distintos, entender que es una religión mas, y perdón a quien le resulte ofensivo, no difiere de las otras. Como en todas las religiones hay grupos ortodoxos y mas extremos. Grupos que se segregan, que solo aceptan relacionarse con gente de su propia comunidad, que interpretan sus dogmáticas reglas en forma mas literal y menos flexible que otras. Si bien habiendo estudiado Relaciones Internacionales leí bastante sobre origen y aspectos del islam, viviendo en Sri Lanka me quedó mas en claro que nunca que la imagen que occidente tiene de esta religión es: Arabia Saudita, la ley del sharia y el extremismo. Eso es casi tan bobo como creer que todos los judíos son sionistas. Viviendo en este multiétnico, multicultural y multireligioso país y, gracias a que algunos de mis amigos son musulmanes, conocí mujeres musulmanas que no se cubren el pelo, que van a boliches y que tienen una vida normal; que hay hombres musulmanes que no usan barbas largas ni gorros. Es incuestionable que, de todas las religiones, el Islam se categoriza como la mas extrema; pero es también necesario entender algo muy básico (y que aplica únicamente a las comunidades musulmanas que no viven en países islámicos): que la mayoría de las personas elije hasta que punto quiere llevar sus convicciones religiosas. De 3 mujeres musulmanas criadas en la misma familia, una se cubre el pelo, la otra se cubre entera y la otra no se cubre nada. Cada una de ellas decide, en función de su compromiso y religiosidad, como llevar sus creencias. Agradezco mi impermeabilidad a creer en ningún tipo de religión que me permite analizar desde una perspectiva no sesgada (ni influenciada por dogmas incuestionables) la forma en que TODAS las religiones creen que sus verdades son únicas e incuestionables. La inteligencia radica, tanto para religiosos como para no religiosos, en practicar la tolerancia y el respeto hacia los que piensan distinto.
  • Vestirme "sobriamente" y aun asi ser el centro de atención. Al momento de hacer la valija para venirme a vivir por un año a un país tropical mi lista se baso en: shorts, musculosas, vestidos, polleras. Traje también "ropa de oficina", pantalones largos, jeans y remeras con mangas. Hoy despues de 8 meses de haber vivido acá, y habiéndome ya acostumbrado a que toooodas las miradas estén en mi, debo contarles que: si bien al principio puede ser divertido/interesante/raro que todos te miren, llega un punto que hincha las pelotas. Una empieza a buscar mecanismos para entremezclarse con la gente sin que la estén señalando con el dedo. Parte de esta estrategia es, por lo menos cuando se camina por la ciudad, no andar de musculosa y short. Puede no ser una estrategia 100% eficiente, pero créanme que cambia bastante. Para que sepan que no exagero, por lo menos una (1) de las veces que caminé por la calle con amigos varones (sea Fran, Piotrek, Mayuran, Faris o quien sea) en algún momento ellos terminan diciendo o "pobre, ahora me doy cuenta lo que llamas la atención" o "nena que incomodo que es salir a caminar con vos, toda la gente mira". Entre las chicas extranjeras, cuando charlamos del tema, todas coincidimos en que terminamos apelando al método que se observa acá arriba en la ilustración y que consiste en omitir/neutralizar mentalmente toda atención y que se activa naturalmente a la hora de caminar por las calles.
  • Ver "hombres con pollera". Sin mucha ciencia ni explicación, en Sri Lanka (India y algunos países mas) el sarong es una prenda de lo mas normal utilizada por los hombres. Cual bermudas o shorts, se utiliza para ámbitos que no requieran formalidad. El "hombre con Sarong sacando foto" es mi amigo Sachinta, persona a la cual casi no tengo registro de haber visto usando pantalones, jamas. Otro que se hizo adepto inmediatamente es nuestro querido Francisco de Argentina, quien llega a casa todos los días y se pone cómodo con su sarong a mirar la tele.
Hombre con Sarong en templo.
Hombre con Sarong en rio.
Hombre con Sarong sacando foto.

A lo que me tuve que adaptar por una cuestión de supervivencia:
  • Inexistencia total de comida NO-picante. Quienes vengan leyendo este blog desde Diciembre sabrán lo muchísimo que sufría a la hora de comer. Maldecía a todos los cocineros sri lankeses cada vez que, esperanzada, probaba un plato nuevo solo para darme cuenta que OBVIAMENTE iba a terminar siendo picante. Tanto odio y tanto rechazo me provocaba la inexistencia de comida "no picante" que todavía no entiendo en que momento me empezó a gustar. Hoy me descubro comiendo rotti, kottu o fried rice y en varias oportunidades agregándole mas especias o metiéndole una salsa agridulce picante que me gusta mucho. Junto con la evolución de mi relación con la comida en Sri Lanka de "malisima" a "muy buena" aumentó mi preocupación por mi estado físico ya que, como bien sabemos, el elemento básico de la mayoría de los platos acá es: el arroz. Sin dudas haber desarrollado resistencia a lo picante me dio en los últimos meses una libertad alimenticia que quizás hubiera preferido que no sea tanta.
    A punto de comer un muy
    rico y picante almuerzo...
  • El Rice y Curry nuestro de cada día. Muy relacionado con el ítem anterior: odiaba profundamente el no tener opciones a la hora del almuerzo, es Rice and Curry o... Rice and Curry. Me resultaba de una falta de creatividad extrema y no podía entender cómo había gente que consideraba que la comida en Sri Lanka era diversa e interesante..... hasta el momento del "picante mode" switch. Un día me di cuenta que tenía hambre y tenía que comer, me forcé a sentarme en una fonda a almorzar como los demás, me resultó picante, me ardió la boca, tomé  litros de agua.... pero unos dias después, volví. Y así, hoy me encuentro deseando a la hora del almuerzo ir a comer rice and curry por voluntad propia. Descubrí un buffet en donde lo hacen muy rico, descubrí que no todos los días es la misma cosa sino que cada día usan especias y sabores distintos. Si bien la estructura básica (arroz + pollo o pescado + verduras) se mantiene, existen variaciones. Se puede comer arroz blanco o integral, se puede acompañar con huevo frito, anana, etc. Y sobre todo: las distintas verduras están cocinadas y condimentadas de una forma que nunca había probado. Remolachas, soja, dhal, espinaca, papas en salsa rebozadas con coco, ayer me tocó un chutney de mango que estaba increíble.... en fin. Estoy empezando a pensar que quizás extrañe el rice and curry cuando me tenga que ir.   
    ...con la mano.
  • Comer con la mano. Situación: noviembre 2011 - un mes antes de viajar. Cena familiar (madre-padre-hermanos). María Paz se sienta frente al plato y alegremente le sugiere a su santa madre: "CHE MA, VOY A COMER CON LA MANO ASÍ VOY PRACTICANDO PARA SRI LANKA". Padres responden al unisono: "PERO MARIAAAAA, NO SEAS CHIQUILINA, DEJA DE DECIR PAVADAS Y COME COMO LA GENTE!". Y si, pobres, ellos tenían razón, todos sabemos qué tan descabellado hubiera sido que yo me hubiera puesto a comer fideos a la bolognesa con la mano. También sabemos que no lo iba a hacer en verdad y que, en caso de haberlo hecho, no me hubiera resultado muy divertido... sobre todo por lo asqueroso del enchastre que hubiera sido. Incluso después de un par de meses de vivir en Sri Lanka, me recuerdo comiendo con cuchillo y tenedor en lugares públicos (patio de comidas x ej), mirando la forma en que la gente a mi alrededor comía con su mano y pensando "que gente mas rara". Nuevamente, con el tiempo, todo cambió. No por hacerme la adaptada cultural sino que existe, de hecho, un fundamento muy lógico que explica la forma en que ellos comen su plato tradicional y es que: no podría ser comido de otra forma. Intenté comer Rice and Curry con chuchillo y tenedor y es simplemente estúpido; no hay forma en que en un bocado de tenedor se puedan apreciar los distintos sabores y especias que hacen al plato. La esencia del rice and curry es poder mezclar pequeños fragmentos de cada uno de los ingredientes, fusionar los sabores en una bola de arroz y verduras (lo cual le confiere al bocado final un color muy raro) y comerlo. Así como los chinos utilizan sus palitos (y no se podría pensar en otra forma de comer el tipo de comida que ellos comen) en Sri Lanka e India la comida está hecha para comerla con la mano y es la forma en que mas rica es. 
  • Ducha fría. En las zonas tropicales suele no existir la canilla de agua caliente. Así que el ciclo, a la hora de bañarme transcurrió mas o menos así: Primero tortura china, después resignación y aceptación, luego una eficiente forma de despavilarme a la mañana, y cuando ya casi me metía abajo del chorro de agua fría a las 8am con alegría, el landlord (finalmente!) decidió instalarnos un sistema que calienta el agua. Así que, hace tan solo 15 días, volví del sano y obligado hábito del agua fría al cómodo comfort del agua tibia. De todos modos, bañarse una vez pasado el mediodía con agua tibia o caliente es totalmente impensado y autoflagelante dado el horno existencial en que esta ciudad se convierte después de las 10am.
  • La cuestión del agua potable. No es recomendable tomar agua de la canilla en Sri Lanka. Hay gente que de todos modos lo hace pero consciente de que es desaconsejado y que el sistema de filtro del agua en ciertos lugares del país deja mucho que desear. Se corre riesgo de que tenga bacterias, parásitos o quien sabe que cosa así que desde que llegué, siempre trate de evitarla. La solución natural que todos los extranjeros recién llegados al país encontramos es comprar agua embotellada, eventualmente tratar de comprar las botellas de 5 litros. No voy a dejar de mencionar la aberración ecológica que me resultaba tener que estar continuamente comprando botellas de agua, bien sabemos que ese plástico es difícil de reciclar y que, aunque quisiera hacer el intento, no existe en Colombo realmente ninguna entidad gubernamental (ni privada) seria que se encargue del proceso del reciclaje (de carton, plástico o lo que sea). Comprar agua en botellas era frustrante (también por el hecho de tener que cargar con botellas gigantes dsd el supermecado hasta casa) y poco económico... hasta que un día empece a observar a los srilankeses. Me di cuenta que choferes de tuk tuk, cajeras de supermercado, mi jefe mismo, la secretaria en mi trabajo y gente normal en sus oficinas, tienen siempre una botella de bebida blanca a mano -sea whisky, ron o arrack (bebida local). Lo que, si hubiera sido lo suficientemente tonta, podría creído un indicio de alcoholismo colectivo, resulto ser una solución simple: hierven el agua y la guardan en botellas de vidrio. Desde hace meses ya que no compro mas botellas de plástico y tengo mi "apple arrack" llena de agua al costado de mi cama.

...y eso a lo que dudo que me vaya a acostumbrar nunca:
  • No entender lo que hablan. Toda persona que haya vacacionado en un lugar en el que no haya podido comprender el idioma, habrá experimentado lo frustrante que es no saber de que corno se esta hablando alrededor. Multipliquen esa sensación por 8 meses y eso mismo es lo que siento :( Diariamente en la oficina (salvo que se trate de un dialogo expresamente conmigo o que me involucre de alguna forma) mis compañeros hablan cingales entre ellos.  Quiero entender, quiero saber, intento cazar la mayor cantidad de palabras, pero es claro que el cingales dudosamente me vaya a servir para algo una vez que me vaya de esta isla. Son pocas las veces, pero ni les cuento la bronca que me dan Faris y Mayuran cuando descarrilan y se les escapa ponerse a hablar en tamil entre ellos adelante mio. Por suerte hace unos meses llego Francisco y ahora tengo alguien para hablar en español para que vean lo que se siente! grgrr
  • Que haya tantos mosquitos y algunos oh sorpresa! con Dengue. 
    Repelente srilankes en pomo,
    cual pasta de dientes.
    TODOS los días la rutina se repite: llegar a casa e inmediatamente sacarme la ropa sobria (pantalones largos pegajosos de calor) del dia por musculosa y short de entrecasa. Este proceso tiene que ser obligadamente seguido por tirarse LITROS de Off encima, a menos que se desee contribuir contra el hambre de los mosquitos del barrio. Los mosquitos son molestos y no hay años de vivir en el trópico que me vayan a convencer de lo contrario. Para colmo (no se si es por una cuestión de que la economía diaria del srilankes promedio es muy ajustada) no existe una gran industria repelente de mosquitos. Argentina con solo 5 meses de calor tiene en sus supermercados todo una góndola con 761 productos dedicados a repeler mosquitos. Acá el producto premium es el aceite de citronella  y esta especie de pasta que les muestro en la foto. Lo gracioso es que el aceite de citronella viene en el MISMO envase que los limpiadores de vidrios, lo cual cuando uno se lo sprayea encima se siente bastante raro y que el producto de la foto viene en pomo de pasta de dientes.
  • Vivir sin empanadas, asados, sanguches de milanesa, ravioles, ensaladas, tartas, triples de miga y tantas cosas mas. No creo ni que exista necesidad de explayarme sobre este punto, lo único que puedo afirmar es que el momento que pise Argentina voy internarme en Siga la Vaca o el Noble Repulgue o algún lugar de esos a satisfacer estos antojos irresueltos que se acumulan día a día. 
  • Estar lejos de mi gente Es cierto que aparento ser una persona con mas alas que raíces, que tiendo a adaptarme rápido y crear vínculos nuevos pero, por mas que esto sea relativamente cierto, hay días en que la compañía de toda esta nueva gente que me rodea no puede ni compararse a la de esas personas que me conocen desde chiquita (o desde hace años). Hay días que el extrañismo golpea con mucha intensidad y medio que me hace poner en duda el si seré fuerte para seguir lejos por tanto tiempo. A veces es necesario estar lejos para darse cuenta que es necesario también volver y que, la familia y ciertos amigos, son imposible de ser reemplazados jamas por nada.  


Y, por fin, terminando el post mas largo de la historia, les copio a modo de conclusión la cita que verán por ahí abajo. El motivo es que a mas de la mitad de mi estadía acá, estoy ingresando en una muy notoria fase de nostalgia futura (si es que eso siquiera existe); de imaginarme que dentro de pocos meses lo que viví en esta isla va a quedar en el pasado y, habiendo sido, -sin dudas- una de las experiencia mas intensas y disfrutables de mi vida (hasta ahora), pasará a convertirse en un recuerdo del cual únicamente yo voy a haber sido testigo.



Todos los cambios, aun los más ansiados, llevan consigo cierta melancolía.
Anatole France (1844-1924) 


En definitiva, creo que para reducir el efecto de que esta experiencia es solamente mía (y que nadie mas podría entender lo que estoy viviendo) es que escribo acá. 

Besos a todos y espero que hayan sobrevivido exitosamente a el texto mas largo de todo este blog :)

8 comentarios:

  1. Excelente, Paz! Me lo leí de un tirón! Sabé que en breve voy a entender mucho de lo que decís!

    ResponderEliminar
  2. Excelente post!... estaba entre empezar a ver una pelicula y dije, "por qué no leer primero el blog de paz"... Maravilloso resultó... para nada largo, atrapante e interesante...
    No quiero hacer de este comment una biblia asi que espera unos minutos el mail a tu correo!

    ah... Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  3. buenisimo amiga!!!!!!! me re tento toda esa comida, sería muy feliz probando todo eso..whatsapeame, lov u!

    ResponderEliminar
  4. Eeey buenísimo!!! Me reí muchísimo con o del movimiento de la cabeza, acá en Pakistán también pasa! Y me sentí totalmente identificada porque al principio creía que los rickshaw drivers no entendían dónde quería ir y ahora a veces yo muevo la cabeza en ese sentido!
    Abrazos, Ana

    ResponderEliminar
  5. Estoy atrasado con el blog y me estoy poniendo al día. Realmente es un gusto leerlo. Como siempre te digo, sos una genia y te admiro y quiero mucho!

    ResponderEliminar
  6. Sobreviví!
    Realmente disfruto mucho de leer de tus aventuras. No es mi periódico matutino, pero cada vez que me siento y le dedico el tiempo que estos largos textos requieren, paso un muy buen rato seguido de un momento de reflexión.

    ResponderEliminar
  7. Adhiero a las palabras de nuestro amigo Paco...
    Me encanta leer tu blog, me transporta hacia esa ciudad con colores, sabores y olores! Seguí volando, sos una inspiración!
    Me sumo a la comunidad Blogger!
    Besoteeee!!
    Aldy

    ResponderEliminar

3 veces en India

Estoy en India por tercera vez. Desde la 1ra vez que vine, hace dos años, no pude domesticar el obsesivo pensamiento de volver. No pude dome...