17 noviembre 2012

Monzon Tropical, Mirissa y Serpientes

Hace varias semanas ya que empezó la temporada de monzón en la costa Oeste de Sri Lanka (y de los países de la región: Tailandia, Malasia, etc.. todos tienen el mismo patrón de lluvias).
Así como existen huracanes anuales diversos -Sandy, Irene, Katrina..y todos esos nombres de mujer que le ponen- dando vueltas por las costas de USA y el caribe, acá tenemos todos los años durante unos 5 meses (supuestamente desde Junio hasta Noviembre aunque este año fue inusualmente seco) días de tormenta esperada. No vuelan casas por el aire pero si se caen arboles y los vientos son muy fuertes. Por suerte no es nada que interrumpa la vida diaria de las personas, siendo los principales daños un  par de arboles caídos y carteles que se doblan por el viento. Salir de casa a las 8am con el sol brillando y volver a las 5am bajo el temporal es lo normal por estos días .. el reflejo condicionado es salir con paraguas o eventualmente disfrutar de empaparse abajo de la lluvia refrescante en este clima siempre cálido.

Vista de Mirissa desde mini templo en la montaña
La temporada intermonzónica (ese corto periodo de tiempo entre Octubre y Noviembre en que las lluvias afectan tanto a la costa este y como oeste) hace que no haya destino en la isla en donde uno pueda esperar clima seco. Teniendo este factor en cuenta es que el 27-28-29 de Octubre (que fue finde largo por Poya Day) decidimos con un grupo de amigos ir a Mirissa. Como contaba en posts anteriores, Mirissa es una de las playas mas lindas relativamente cerca de Colombo; en 2 hrs se puede llegar ahi -vía la recientemente inaugurada autopista- y pasar un fin de semana afuera de la ciudad. Es un destino al que fuimos varias veces -mi primer viaje en SL fue a Mirissa!- y al cual sé que seguiré volviendo.


Las que se ven a continuación son fotos de la primera ida a Mirissa:

    

Aclarado esto procedo a relatarles brevemente algo de este viaje, un poco para poder recordarlo yo misma y otro poco para darle dinamismo a este blog. Hay 2 o 3 elementos que hacen a este miniviaje algo semi-digno de ser contado.


Salimos el sábado a la tarde Faris, May y yo, en 2hrs llegamos a la playa para unirnos al resto de la gente que estaba ahí desde el viernes. Encontramos unas cabañas cerca de la playa en donde las aproximadamente 12 personas que eramos nos quedamos las 2 noches por un precio mas que accesible.
1er noche: Lluvia, reencuentro de todos: un chico frances que trabaja en Trincomalee (playa en costa este) y sus amigos franceses de visita en SL, otro holandés que trabaja en un colegio en Bentota (playa oeste) y el resto de nosotros la "gente de Colombo" - aprox. 8 personas que nos vemos las caras muy seguido- fuimos a un bar frente a la playa a ver la lluvia caer, charlar y tomar unas cervezas. El lugar estaba bastante vacío (ya que no es temporada de playa) así que a los beachboys que atendían el lugar les cayó  bien nuestra  presencia y se encargaron de poner música y retenernos ahí hasta tarde. De un momento a otro Faris, cuya  locura excede un poco lo standard, se mandó corriendo al agua en medio de la tormenta... saltando y bailando con la música del bar en el que estábamos. De alguna forma todos los presentes encontraron que el empaparse y bailar en el mar no se veía tan mal así que fueron corriendo a unirse (aun sin mallas-trajes de baño...). Bastante contra mi voluntad  yo también terminé en el agua.. y termine siendo la última en salir.

Mar salado y tibio +  agua de lluvia dulce y fría +  música + amigos y no hace falta que diga mas. No creo que hayan palabras que puedan transmitir lo increíble, lo imposible de ser mejor, esa sensación de que todo es tan perfecto que no se necesita mas.

El día siguiente amaneció naturalmente con lluvia, desayunamos y decidimos hacer una actividad de "no playa". Podíamos ir al Matara Fort (que queda cerca y es un fuerte muy buen conservado, colonial y antiguo) construido en tiempos de portugueses oooo... ir a una granja de serpientes. Pese a la resistencia de varios que le tienen miedo a esos reptiles poco simpáticos, terminamos yendo a la "granja".

Paz y Justyna jugando con reptil
Se trata de una familia, cuyo bisabuelo hace varios años comenzó a capturar serpientes para extraerles el veneno y así fabricar antídotos contra las picaduras. Es una casa de familia que tiene un galpón repleto de muchísimas distintas especies de serpientes. Lo que empezó como una tradición familiar basada en practicas ayurvédicas (esta es la 3ra generación que se dedica a esta actividad) se convirtió ahora en una "especie" de atracción turística. Lo de "especie" entre comillas es porque este lugar queda exactamente en el medio de la nada, en un pueblito al cual para poder llegar hay que perderse 3 veces y pedirle indicaciones a los locales. La forma mas tradicional en que los turistas acceden a esta granja es por los choferes de tuk tuk que les cuentan de este lugar, los llevan ahí y luego se quedan con una módica comisión. Nosotros sabíamos del lugar porque May y Faz habian ido ahí 5 años atrás.  Cuando llegamos el dueño los reconoció y no quiso cobrarnos. Igual antes de irnos juntamos entre todos varias rupees para agradecerle por habernos entretenido con sus bailes temerarios frente a 2 cobras y por habernos aguantado ahí un par de horas colgándonos serpientes en el cuello.








Ya que estamos en tema, les cuento que Sri Lanka esta en el ranking de países con mas muertes por picaduras de serpientes! Principalmente porque es un país en donde gran parte de la población vive en áreas rurales, donde en algunos lugares no hay electricidad al anocher y buen, se imaginaran  la combinación de caminar en la oscuridad + estos paisajes llenos de animalitos salvajes .



RIP serpiente
Padres y abuelas: no se preocupen que acá en el 3er piso de mi departamento en la ciudad no se ven serpientes. Aunque mi amigo que vive en Colombo (en un barrio cerca), en una casa con parque y un mini rio que pasa por su terreno, me contó que a lo largo de su vida mató aprox. 20 serpientes que se aparecen de tanto en cuando en el parque (motivo por el cual les tiene bastante asco-rechazo). Será  casualidad que hace 3 días (mientras este post estaba en proceso de ser redactado) me haya mandado un mensaje con foto ilustrativa diciendo: "Mira lo que apareció en casa"? Ante mi pregunta de porque las mataba me dijo que, aunque no son serpientes de picadura mortal, sí son serpientes que se pueden comer las gallinas que tiene en el fondo o picar a los sobrinos de la familia que anden jugando entre los arbustos.

Siguiendo en la onda FAUNA, pero con ánimos de pasar a un tema menos dramático y mas poético que las picaduras de serpientes; en el camino a la mencionada granja vivimos otro de esos momentos increíbles, para el recuerdo. Manejando por calles de tierra en estos parajes rurales tratando de encontrar la granja, aparecieron al costado del camino, unos dos pavos reales. Todos emocionados, frenamos el auto, tratamos de sacar un par de fotos, todas se veían muy de lejos, seguimos camino. No era foto de pavo real con el conocido despliegue de plumas coloridas que hacen los pavos machos sino lo que se veía eran un par de pájaros grandes caminando por ahí.  En los parques nacionales de Sri Lanka los pavos reales se puede avistar cual palomas en cualquier plaza de Buenos Aires, buen quizás no tanto, pero si son algo MUY típico y fácil de encontrar. De todos modos es para cualquiera de nosotros (turistas y locales) algo lindo e inusual de ver. Ahora si, yendo a la anécdota en cuestión  veníamos manjeando, habiamos visto un par de pavos reales en el camino y, de pronto, mirando por la ventana veo algo enorme volando en sentido al auto. Empiezo a gritar LOOK LOOK LOOK! todos contestando al unisono "What?!" para segundos después ver pasando por exactamente frente al parabrisas un pavo real enorme volando. Por la ubicación del auto y los pocos arboles que habían justo en esa parte del camino pudimos ver tooodo el trayecto del vuelo hasta que se perdió en la selva. Nuevamente, sensación inexplicable, quedamos durante media hora comentando "Nooooo, viste eso!?!?" y coincidiendo en que había sido un momento totalmente surreal e increible (y encima yendo camino a una granja de serpientes). Justyna, una de las chicas dijo: "Con lo que acabamos de ver no me importa si llegamos o no llegamos a esa granja, esto acaba de hacer que todo el viaje haya valido la pena".
Foto ilustrativa de como se vio el flash-pavo volando frente al auto.
Eso es todo creo que mi inspiración redactiva no esta del todo afinada en el día de hoy así que me esforcé en poner varias fotos. Besos! :)

1 comentario:

  1. dos cosas batata, la primera: no sabés el sueño que tuve con una serpiente!! me re acorde con tu foto esa de cara de balde en el mapa que dice lo del ranking.
    cosa dos: que cara de balde tan chistosa en esa foto, es muy genial.

    ResponderEliminar

3 veces en India

Estoy en India por tercera vez. Desde la 1ra vez que vine, hace dos años, no pude domesticar el obsesivo pensamiento de volver. No pude dome...