Serendipity y el fin de un ciclo

De esos limitados periodos de tiempo que damos en llamar años, viví 29, aunque a veces siento que fueron bastantes más. Cierro los ojos y me vienen imágenes y sensaciones aleatorias de momentos y situaciones que viví.  Parece que no, pero si. Todas esas escenas pasaron en la misma película. Todo en la misma vida.

Creo que estar vivo no es más que una oportunidad física para divertirse y aprender, y quizás por obra de la suerte, el arte de encontrar atajos o la simple realización de que uno es dueño de su propio destino es que siento que voy aprendiendo a hacer de mis días en este mundo algo cada vez más interesante. Así como soy de desprolija, desobediente y volátil… todo funciona, todo parece parte de una graciosa e improvisada obra compuesta de situaciones, personajes y experiencias.  


El andar desprevenidamente en moto por la cordillera de los Andes sin comida, ni señal, ni rueda de repuesto para aparecer en el altiplánico pueblito minero de San Antonio de los Cobres, los actos políticos en localidades perdidas compartiendo el tiempo con extraños personajes del submundo electoral, esos otros días en Brasil flotando en un barco río abajo en el Amazonas durmiendo en hamaca paraguaya, o recorriendo Nueva Zelanda en un auto que tenia la misma edad que yo, acampando en prolijos parques nacionales, los paisajes nítidos y el aire frío. Las noches en la Buenos Aires de amigas, de fiestas de alguien que tenía una banda, los ensayos, las tardes en el río de Vicente López con los compañeros de cine, metegol, pool y cervezas para salvar el domingo. Las mañanas académicas en Pilar mientras las horas pasaban entre política exterior, historia de las relaciones internacionales, teoría de la teoría de la teoría de algo y medialunas de jamón y queso en el parque. Algún año nuevo transcurrido en una isla en Grecia, festejando hasta ver el sol salir desde el mediterráneo. Las mañanas frías en West Virginia, atravesando veredas tapadas de nieve para entrar a trabajar donde los yanquis desayunaban bloody mary con panceta. Kuala Lumpur con couchsurfers festejando el “fin del mundo”  frente a las torres Petronas y una navidad rodeada de los viajantes de la bohemia Melaka. La inverosímil Tailandia, donde la diferencia entre ambos sexos no es tan importante y donde los turistas les dan maní en botella a monos en una isla del mar de Andaman. Las islas Maldivas, Camboya y todo eso que escribí sobre Hong Kong. Indonesia, el nasi goreng, su gente fumando en todas partes.

Y casi dos años transcurridos en Sri Lanka, viviendo en el trópico, con vacas en la calle, frutas exóticas, currys, coco, arroz, amigos de todo el mundo, incontables roadtrips, elefantes en la ruta, tortugas marinas en la playa y tuk tuks por todos lados.
Me gusta creer que el curioso curso que sigue mi vida no es solamente producto de mi inocultable tendencia a girar por ahí, sino que se relaciona de alguna forma con un concepto del que ya hable en este blog así que que quizás les sea familiar:

Serendipity.

Serendipity significa algo así como: el desarrollo de situaciones beneficiosas sin que uno las busque, la ocurrencia de eventos afortunados por casualidad.

Para cerrar el ciclo en el que empecé a intentar descifrar el por qué de mis viajes y de mi existencia en general, ese ciclo que empezó con mi venida a Sri Lanka en diciembre de 2011, me resulta oportuno volver sobre el significado de esa palabra que -oh casualmente!- fue inventada por H. Walpole para describir las felices aventuras de 3 príncipes en la isla de Serendib (antiguo nombre dado a Sri Lanka en la época de los persas).

Siempre creí que tengo una dosis extra de suerte y emismísimo pensamiento de saberme con cierta estrella/buena fortuna, es de alguna forma, lo que refuerza esa realidad. 

Es suerte? Es oportunidad? Es sincronía? Es un poco de todo eso y algo más. 

Mi estadía en Sri Lanka llegó a su fin, y del año y 10 meses vividos acá me llevo la experiencia más intensa, distinta y espiritual de mi vida; de mayor transformación, crecimiento e intensidad que ninguna de las etapas vividas antes. Aunque, una de las mayores certezas de todo este proceso es que me faltan todavía años luz de "crecimiento" y aprendizaje, que esto es solo el comienzo. Cuanto más vivo, más viajo, más gente conozco, más principiante me siento.  Algo como esa típica sensación pre-examen, en donde cuanto más uno lee, mas siente que no sabe nada. Es lindo sentir que queda todavía mucho camino por recorrer.

De las cosas que me vine a encontrar en esta isla hay una en especial que logra hacer de mis días algo más que positivo. Una mirada, un gesto, un submundo de códigos que nos hacen felices. Y a esta altura, lo que les pueda yo explicar en palabras a ustedes, no alcanza. Es lo que es y difícilmente podría ser mejor.

Para hacerla corta:
Novio > entonces > Dubai. 

Para hacerla menos confusa:
Cuando nos conocimos, allá en Oct 2012, nuestros planes eran divergentes e independientes, él planeaba volver a USA, yo planeaba unos meses más en Sri Lanka/seguir viajando por ahí. Meses después, cuando empezamos a salir, ciertas piezas empezaron a ubicarse en cierta forma que todo comenzó a apuntar al hecho de que ir a vivir a Dubai era el paso siguiente. 


Pero...

-Cerebro:  Dubai? Justo Dubai? No era el último lugar del mundo al que considerarías mudarte?
-Yo:  Si… ya se, parece que la vida se me estuviera riendo en la cara, no?
-Cerebro:  Y si… vos fijate, quizás todo esto sea una locura.
-Yo: Es que me imagino viviendo ahí y me da algo de adrenalina, un poco de rechazo y miedo, no sé. Quizás eso signifique que no tengo que ir ahí o quizás signifique que tengo que enfrentar el miedo y dar el paso? Es mejor ser temeraria o cagona?
-Corazón/Intuición: Dejen de analizar tanto todo. No sirve tener miedo sino confianza.
Al final, cerebro y yo terminamos coincidiendo en que, si todo este tiempo todo había salido mágicamente bien, debía de ser gracias a esa dosis extra de suerte pero seguramente también gracias a la intuición que nunca nos falló.

Se que quizás sea un desafío muy grande, se que tendré que cambiar -una vez mas!- quizás ser mas disciplinada, prolija o  enfocada. Se que habrá obstáculos que sortear y hasta la mismísima perspectiva de que las cosas no salgan tan bien, NO me asusta. Dubai, no te tenemos miedo! Si aguanto solo un mes y medio o si logro crecer y adaptarme satisfactoriamente ahí, me es indiferente, se que lo que tenga que pasar, pasar
á y que sacaré lo mejor de ello.

Así que hacia allá vamos con fe, confianza y basados en el sentimiento mas grande de todos, el amor. Nos vamos sabiendo que todo pasa por algo y que esta nueva puerta que se abre nos está llevando a donde tenemos que estar para aprender las próximas lecciones. 

Después de todo, cuando se dejan las preocupaciones y el miedo de lado, cuando se actúa decididamente con amor y confianza en nuestra buena fortuna y juicio, todo termina siendo mas fácil de lo que parece :)


Comentarios

  1. paz me encanto!!! te deseo lo mejor, sos una gran inspiracion!!

    ResponderEliminar
  2. Todo lo mejor del universo para vos linda :)

    ResponderEliminar
  3. Una gran admiración es la que siento por vos. Sin estar tan presentes fuiste uno de los ejemplos que me acompaño a volar hace ya casi año y medio. También me reconozco poseedora de una estrella especial, sobre todo desde que salí de viaje. Hoy, después de mucho tiempo volví a escribir en el blog, y eso me llevo a leerte nuevamente, me sorprendí al ver que tan similares son nuestros idiomas, y no hay cosas que yo pueda decirte que no sepas. Solo te dejo un fragmento que escribí hoy y que tiene mucho que ver con este Post tuyo:
    "Si somos conscientes del hoy, escuchamos lo que necesitamos y seguimos nuestros instintos no hay margen de error, porque nunca podremos reprochar una decisión tomada desde el corazón."
    No hay duda de que te va a ir increíble!
    Un abrazo y la mejor energía para vos!

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh te extrañooooooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Suerte chiquita mia !!! te va a ir genial como siempre !! te quiere mucho ..mamá

    ResponderEliminar
  6. un ejemplo total lo tuyo!! espero pronto leer de tus aventuras en dubai!!

    ResponderEliminar
  7. Te admiro mucho y me gustaría tener el coraje que tenés como para hacer algo parecido.

    ResponderEliminar
  8. Holaaa! Podría contactar contigo para que me contases tu experiencia x sri lanka vía skype?? E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex! escribime a thinkbyyourself(a)gmail.com y charlamos! :)
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares